Crónicas Cuarenténicas.


Día 2

... vivo frente a un parque bastante grande... en el día suele estar lleno de niños y a veces en la noche se llena de maleantes... ambas son poblaciones endémicas y yo las observo desde mi terraza haciendo cada una lo suyo... he visto niños que seguro van a ser maleantes cuando crezcan y maleantes que de pronto vuelven a ser niños y se toman su chela en los columpios, en el subibaja... el parque es el punto en el que le puedes tomar la temperatura al suburbano barrio de Santiago Occipaco, Naucalpan...

... hoy no salió nadie... no hubo niños-maleantes ni maleantes-niños... no oscilaron los columpios, no rebotó un balón, no se escuchó una risa, un grito, una mentada de madre... nada... sólo pajaritos, perros, el eterno zumbido de las torres eléctricas, de vez en cuando a lo lejos la patrulla... pese al inquietante silencio el parque se miraba singularmente bello y sereno, como seguro se verá el día en que ya no estemos...

... hoy llamó y escribió todo el mundo... me enviaron libros digitales, música, fotos, videos, me recomendaron series, películas, me leyeron a larga distancia, me coquetearon, me mandaron besos, brindaron conmigo... llegaron las voces de un mundo que desde aquí, desde mi Covacha, a ratos se mira muy lejano... me hace muy feliz saber que están allí... yo estoy aquí también... 🙏

... los abrazo a todos...

34 vistas